El acero es una aleación de hierro con carbono y el acero galvanizado está procesado con un tratamiento final para recubrirlo con varias capas de zinc.

Gracias al proceso de la galvanización, el acero resiste más las rayaduras, tiene un acabado más duradero y se protege de la oxidación.

Además, esto hace que sea un material mucho más atractivo y resistente que el hierro o que el acero sin galvanizar y que sea el material preferido en la fabricación de muchos componentes industriales, entre ellos, las estanterías metálicas.

Incluso es cada vez más frecuente encontrar mobiliario en el hogar fabricado con acero galvanizado, dotando a las estancias de un toque de lo más moderno y actual.

¿Cómo se elabora el acero galvanizado?

Hay distintas técnicas para elaborar el acero galvanizado. Las principales se dividen en galvanización en frío, galvanización en caliente, galvanización por pistola, galvanizado por laminación y galvanizado electrolítico.

Artículo creado con información de esmelux.com.